Olga López
23/03/15

Hacía ya tiempo que estaba pensando en hacer algo con estas bolitas que compré en El Corte Inglés. Por cierto, ¿Conocéis la planta de manualidades que han abierto no hace mucho? El Handmade está de moda ¿no creéis?

Una vuelta por Pinterest, y ya veréis la cantidad de ideas geniales que surgen. Llaveros, pendientes y por supuesto, este collar de madera tan mono y sencillo.

collar bolas

 

Para el diy de hoy, solo necesitamos unas bolas de distintos tamaños de madera que podéis comprar en cualquier tienda de manualidades y un poco de pintura de diferentes colores. Os recomiendo la Chalk paint porque ya sabéis que no hace falta imprimar y se seca muy rápido. En media hora de nada, tendremos hecho nuestro collar. Para las que seáis de Valladolid, podéis pasaros por Ideas en Polvo, distribuidora oficial de esta pintura en la ciudad.

Olga López
19/03/15

Ya llegó el Día del padre. Y tras el tremendo fiasco del año pasado en el que se me ocurrió hacer un diy de fracaso estrepitoso, este año he decidido no jugármela y comprarle al padre de la criatura un regalo que sé seguro le encantará.

dia del padre

Una selección de cachivaches varios para que se haga sus gin tonics en casa ya que eso de salir con los colegas tras su faceta de papi ha pasado a la historia.

Y por cierto, si este año lo has dejado para el final y te ha pillado el toro, aún estás a tiempo. Aquí, una selección gorumet de lo más apetecible para el papá del mundo.

Olga López
26/02/15

El otro día, Bea Gaspar, de “Con Botas de Agua”, hizo una reflexión que os recomiendo que leáis sobre idealizar la vida de otras personas. De cómo las Redes Sociales y los blogs ayudan a alimentar la idea de que los demás son más felices. Tienen casas más grandes, cocinas perfectas, salones luminosos , hijos guapísimos y educados, ellas son superwomans monísimas siempre arregladas y con las uñas pintadas. Mentira y de la buena.

1 copia

Desde hace un tiempo a esta parte, los bloggers se han ido especializando poco a poco en mostrar lo mejor de sí mismos. Pero como dice Bea “No porque piense que es “postureo”, si no porque al no mostrar nada más, lo normal es que la gente piense que tu día a día es así”.

Pero son muy pocos los que cuentan que para conseguir la foto perfecta del salón, han tenido que guardar lo feo debajo de la alfombra en el momento de darle al click. Eso no ha salido en el encuadre.

Pocos son los bloggers que cuentan que hay días en los que les han gritado a sus hijos porque no les hacían caso y que se sienten culpables por ello.

Pocos son los bloggers que cuentan que para conseguir un Diy han tenido que fallar 10 veces hasta dar con el resultado perfecto.

Pocos son los bloggers que cuentan que hay días en los que no llegan a todo.

Pocos son los bloggers que cuentan que no se sienten a gusto con su cuerpo tras dar a luz y que la maternidad no son esas fotos preciosas de mujeres dando al pecho con caras sonrientes.

Pocos son los bloggers que hablan de lo que ocurre en la pareja con la llegada de un hijo.

Olga López
09/01/15

Una casa grande, un jardín con césped, escaleras, un ático y un perro bonito. De esos de anuncio con cara de bonachón y de los que paseas orgullosa esperando a que te digan: “¡pero qué bonito es!”

Así me veía yo misma allá por el 2009 cuando ni corta ni perezosa me encapriché de un chalet apartado del mundanal ruido de la ciudad con cuatro plantas y tres cuartos de baño. Ay de mí. No sabía lo que me esperaba.

De esto que imaginaba yo mi casa como ese lienzo en blanco al que se enfrentan los pintores con ganas de crear algo nuevo. Yo sólo pensaba en muebles y suelos brillantes. En puertas blancas y en cocina americana. En un baño en suite con columna de hidromasaje y en una chimenea. Pensaba en mi perro imaginario. En llegar a casa, quitarme las botas como los british de campo y sentarme en una butaca con vistas y un té en la mano mientras mi perro se acostaba a mis pies.

En estas estábamos cuando, sin pensar, como la mayoría de las cosas que hago yo, vimos un beagle precioso a través de un cristal. Éste es mi perro. Lo quiero. Ya.

Se llama Peter y tiene seis años. Seis largos, destrozones y agotadores años de vida que nos tienen baldaítos.

16871_104368696248292_4491264_n

Archivos
Lo + visto

Etiquetas
Llevame contigo
Colaboran con nosotros

logo angela

cabecera email (1)

travesia_290x80_b (1)