Olga López
31/01/14

Por si alguien no lo sabe, Kobe es una pequeña ciudad japonesa muy famosa  por ser el epicentro de la conocida como Ternera de Kobe o Buey de Kobe. Carne procedente de la raza vacuna Wagyu, una auténtica delicia gastronómica y considerada como una de las mejores carnes del mundo por su calidad, textura y sabor.

Hoy, la familia del columpio se deja seducir por la gastronomía nipona y visita “Wabi-Sabi”, en la Calle Comedias de Valladolid.

Yo soy una amante de la comida japonesa a excepción del sushi de pescado crudo. Y diréis: “pues vaya enamorada de la comida nipona”. Pues sí, no creo que deba encantarte el pescado crudo para apreciar la variedad culinaria de Japón ya que hay suficientes platos ricos que poder elegir y no necesariamente tiene que ser crudo.

Pero sí me gusta el sushi california por ejemplo y cualquier otro tipo de sushi que lleve aguacate o salmón ahumado. De hecho en Wabi-Sabi puedes pedir una bandeja de sushi variado y elegirlo al gusto.
El local tiene dos plantas, una zona abajo, más formal, y otra arriba en donde se encuentran la barra y algunas mesas más pequeñas. La decoración está cuidadísima. Llama la atención especialmente la pared decorada con los zapatos típicos de las geishas (Foto de portada) y los peces-lámparas que dejan a los niños y los no tan niños con la boca abierta. Está claro que de la mezcla del cemento pulido de los suelos, la madera de roble del mobiliario y las paredes y la decoración de auténticas telas pintadas mano, no puede salir nada más que belleza. La taberna es limpia, la atención es correcta y el ambiente es más bien enfocado a un público algo más juvenil. 
Como en todos los restaurante japoneses, en su carta no falta el teriyaki, la tempura, el tartar de atún y el sushi, sin embargo, uno de mis platos preferidos es la hamburguesa de Kobe. En Wabi-Sabi la preparan exquisita y el precio es muy asequible, unos 3 euros.
En fin, desde el Columpio es uno de esos sitios que os recomendamos encarecidamente aunque ya sabéis que este post está basado sólo en experiencias y opiniones personales.
Olga López
24/01/14
Qué por fin es viernes!
Aunque mi casa parezca una enfermería y ya llevemos unos cuantos meses jugando a pasarnos unos a otros los resfriados (que ya sabéis que hay que compartir), el sábado pasado nos dio tiempo a volver a uno de los últimos sitios que se han inaugurado por Valladolid, “Estación Gourmet”.
Foto: Javier. U.

Comencemos por el principio. ¿Me acompañáis en el camino?
Se inauguró el pasado mes de noviembre y no ha podido tener mejor estreno. Se trata de una superficie de más de 1000 metros cuadrados alojados en un edificio de carácter industrial de mediados del S.XX, propiedad de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y que se ha convertido en todo un referente gastronómico de la ciudad. Hay que decir que este espacio ya era conocido en la ciudad como “Sala de Exposiciones de Adif” en donde se han realizado eventos culturales como muestras pictóricas, conciertos como el de la Fundación Barenboim y otras actividades de RSC (Responsabilidad Social Corporativa). Pero lo cierto es que “Estación Gourmet” ha sabido ir un paso más allá y convertir este precioso edificio en centro gastronómico. 

Fotos: Javier. U.

Cuenta con 24 establecimientos diferentes dentro del mismo espacio de manera que podemos degustar una ración de buen jamón extremeño, unas gambas rojas de Huelva, un estupendo pincho de lechazo o unas croquetas de pulpo y todo sin salir de “Estación Gourmet”.

Fotos: Javier U.

Las bebidas deben pedirse siempre en la barra central mientras que la comida debemos pedirla en cada establecimiento por separado. Al tratarse de un modelo de negocio basado en referentes como El Mercado de San Miguel de Madrid, todo el menaje es de usar y tirar a excepción de las copas y vasos.

Fotos: Javier U.

Una de las zonas que más me han gustado es la dedicada al mundo del cócktail. Lo digo porque me encanta ver la concentración del Barman mientras prepara un Gin Tonic por ejemplo. La dedicación, la medición de los elementos y la estética. 
Fotos: Javier U. y Olga L.

 Pero si además de disfrutar de una buena comida en compañía de los tuyos te apetece aprender, “Estación Gourmet” cuenta con un espacio de ShowCooking llamado “Escuela Gourmet” en donde podrás aprender recetas, cócteles o pasar un rato divertido introduciendo a los más pequeños en el mundo de la gastronomía. Si quieres saber más sobre la “Escuela Gourmet” pincha aquí.
Fotos: Olga L. 
Aunque, todo hay que decirlo para ser justos, este establecimiento no está enfocado a los niños. Y cuando digo esto, me refiero a cosas tan básicas como que no existen mesas bajas con sillas en donde poder darle de comer al peque tranquilamente. Todo el establecimiento cuenta con mesas altas y taburetes. No estaría de más incluir unas cuantas tronas de ikea.
Otra pequeña pega que le encuentro es la falta de una luz un poco más intensa. Creo que han querido hacer de un espacio tan grande algo acogedor y se han pasado con las luces ambientales. A su favor diré que, además de los vallisoletanos, los usuarios del ferrocarril de la estación Campo-Grande ya no tienen excusa para tomarse algo mientras esperan el tren ya que “Estación Gourmet” cuenta con varias pantallas en las que se anuncia constantemente las llegadas y salidas de trenes.
Por todo ello, por su variedad de establecimientos para todos los gustos, por el buen ambiente (gente de todas las edades), por los espacios amplios, por la inabarcable carta de vinos, desde El Columpio os recomendamos 100% este espacio y ya sabéis !A tapear¡
Olga López
05/12/13

Llevo ya seis años viviendo en Valladolid y siempre le he comentado a Mr. Columpio lo que echaba de menos entrar en un bar y pedir una ración de cazón en adobo o unas tortillitas de camarones, tan propias de sur, como sabéis. Y es que para una emeritense de pro como yo, vivir en tierra de lechazo está muy bien, pero de vez en cuando necesitaba un poco de pescaíto frito.

En Mérida es fácil encontrar este tipo de cartas pero en esta tierra castellana, la verdad, no se estila. Pues bien, hace ya más de medio año que abría en Pucela la Taberla del Volapié. Con un nombre tan taurino me dije yo: “Aquí, fijo que no nos ponen morcilla de Burgos”. Y di en la diana.
Situado en pleno centro, en la plaza de la Rinconada, justo detrás del Ayuntamiento, este pequeño establecimiento ha sabido ocupar ese nicho de mercado de pinchos tan saturado y de tan alto nivel del que goza Valladolid.

Se trata de una taberna franquicia que proviene de un negocio que vio la luz allá por el 2008, como ellos mismos aseguran en su web, “en plena crisis”. En la actualidad, “Taberna del Volapié” cuenta con 22 locales en diferentes ciudades españolas, la mayoría de Andalucía, aunque también han abierto en Madrid, La Rioja o Murcia.

En su carta de vinos no pueden faltar los Rueda y los Ribera, por supuesto, pero también puedes tomarte la famosa “Manzanilla” o pedir una copita de vino de Jerez, “Tío Pepe”. En cuanto a las viandas, en “Taberna del Volapié” el plato estrella son, para mí, las gambas de Huelva. Hay que decir que te lo sirven todo en papel, nada de platos, por lo que de esta manera se imprime aún más carácter gaditano.

Pero además de sus gambitas, os recomiendo su cazón en adobo. Os aseguro que en Valladolid no es nada fácil encontrar un lugar en donde lo preparen tan sabroso. Su carta de pinchos y raciones se completan con las tortillitas de camarones, los calamares, la fritada de pescado o los chicharrones traídos de Chiclana de Frontera.

En fin, que estamos a jueves, víspera de un gran puente y que si os apetece salir a dar una vuelta y sentaros a comer unas raciones, “Taberna del Volapié” es una muy buena opción. La calidad de los productos es estupenda, el precio es muy asequible y los camareros, la mayoría gaditanos, no pueden ser más simpáticos y amables.

Solo me queda desearos unos buenos días de descanso y… A Tapear!!!

Archivos
Lo + visto

Etiquetas
Llevame contigo
Colaboran con nosotros

logo angela

cabecera email (1)

travesia_290x80_b (1)